Etiquetas

, , ,

harvard

Hay personas que todavía hoy piensan que formar a su equipo es mandarlo a una “jornada” de dos horitas organizada por un laboratorio, quitando la media hora del café.

Formar al equipo, perdonen, es otra cosa. Se trata de algo muy serio, que forma parte de un proyecto global, de un proyecto de desarrollo y de mejora continua.

Entre otras cosas, implica programación previa, tener una visión del equipo de mi farmacia a uno, tres, o cinco años vista y comenzar a trabajar sobre ello: ¿Qué necesidades tengo…o voy a tener, que no cubre nadie?, ¿Qué espero de Juan?, ¿Cómo puedo sacar todo lo que lleva dentro Marta?

Porque, como no quiero, ni puedo hacer todo sólo, necesito un equipo sólido y con la cabeza bien amueblada, que participe de mi visión, apoyándonos mutuamente: alguien muy formado, por ejemplo, en cesación tabáquica, ortopedia, atención especializada a las personas mayores, o un/a experto/a en dermocosmética o fitoterapia.

Y esta formación, me cuesta dinero y tiempo. ¿En quién lo voy a invertir? ¿Y dónde se va a cursar?

No estoy descubriendo la pólvora cuando digo que hay empresas que pagan MBAs (total o parcialmente) u otros cursos completos a una serie de empleados seleccionados a los que les interesa fidelizar (para saber más sobre fidelizar al empleado, pincha aquí). Y lo hacen tres motivos: porque confían en su proyecto de farmacia, creen en su equipo, y porque necesitan a los mejores.

¿Y, qué pone el colaborador de su parte?: Su compromiso. Si se le ha pagado el curso o parte del mismo, la especialización, o el máster; si se le ha facilitado tiempo (horas de trabajo retribuidas) para que pueda estudiar, éste tendrá que devolverle este servicio a la farmacia, con su trabajo y con su rendimiento durante los “x” años que se estipulen. Contrato privado.

¿Y si se va? Pues deberá devolver el dinero íntegro o la parte proporcional que se acuerde previamente, si la inversión no se ha amortizado.

Este intercambio, a cualquier colaborador inteligente le gustaría; y creo sinceramente que cualquier farmacéutico debería, al menos, reflexionar sobre ello.

Y, ¿dónde se cursa esto? Las más prestigiosas Universidades españolas y Escuelas de Negocio están ofertando programas muy interesantes de formación continuada, másteres, especializaciones, etc.. Hay oferta presencial y online. Más cómodo y fácil imposible; aunque, ojo, hay que diferenciar entre lo bueno, y lo menos bueno.

Y no cuesta tanto dinero, sobre todo si lo comparo con la generación de valor (no exclusivamente económico) que obtendré.

Esto no es el futuro, es ya algo antiguo; sin embargo conozco pocas farmacias que se planteen este tema en serio.

Calculadora en mano, haz los números: formar al equipo es una inversión muy rentable. Los clientes buscan en nosotros el máximo de profesionalidad, y no les podemos defraudar.

Es evidente, y por eso lo comento al final, que otra opción es hacer esa inversión en ti mismo, si no la has hecho ya, pero…¿vas a dirigir de forma inteligente (delegando),  o vas a apagar tu mismo todos los fuegos?

¿Qué opinas?

Anuncios